jueves, 19 de junio de 2014






José Vicente Martín Payán ESTÁ AHÍ SOLO, ENTRE BALDOSAS GRISES COMO TABLETAS DE CHOCOLATE, EN UNA CALLE CUALQUIERA DE UNA CIUDAD CUALQUIERA. EL PARDAL, EN EL FRÍO SUELO, PENSANDO EN PILLAR UNA MIGAJAS Y VOLAR AL CABLE DE LUZ MÁS PRÓXIMO COMO UNA PINZA EN BLANCO Y NEGRO QUE SOSTIENE ROPA LIMPIA, SE HA COLADO AHÍ, ENTRE EL PAISAJE DE ANTENAS Y TEJADOS TAN ALEJADOS DE SU NATURALEZA ORIGINAL. YA SE HA ACOSTUMBRADO A VIVIR ENTRE NOSOTROS EL PÁJARO DEL TRAJE GRIS, POBRECILLO, POBRES NOSOTROS. CABALLERO DE FIGURA TRISTE. PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO INVIERNO, UNO MÁS EN LA FIESTA DE LOS MANIQUÍES, NO LOS TOQUES POR FAVOR, TREMENDO DERRAPE EN LA ACERA. YO, PLUMA EN RISTE (QUE NO LAS SUYAS, ATERIDAS) VOLARÍA A LO MÁS ALTO Y LE DEDICARÍA UN NEÓN EN FORMA DE NUBES FLUORESCENTES QUE DIJERA CON ORGULLO PAJARIL, EL PECHO INCHADO: "¿QUÉ HACÉIS AHÍ ABAJO, TAN AJETREADOS, DE AQUÍ PARA ALLÁ? ¿NO VEIS QUÉ NO HAY NADA? SÓLO PISAR EL SUELO PARA IR A NINGUNA PARTE. " Y SIGUIÓ PICOTEANDO COMO SI NADA.

1 comentario:

jose payan dijo...

PERDÓN, LA FOTO ES DE LAYO KONDA, ME ENCANTA QUE ME ENCANTE.